Despertando pasiones

corbata

La corbata es un complemento que despierta pasiones: o las amas o las odias, pero un hecho indiscutible es que ha sido y es fuente de inspiración en la historia de la moda.

Esta pieza se posiciona como un complemento que marca tendencias, épocas, estilos, marca cánones; es una prenda que viste y da presencia. Cuando elegimos un complemento en muchas ocasiones obviamos su origen y los usos que ha tenido a lo largo de la historia, cuál ha sido su devenir a lo largo de los años.

La corbata en su origen tenía un fin, protegerse del frío, proteger el cuello de las inclemencias del tiempo fue el uso que le daban los soldados croatas y proteger las cuerdas vocales como hicieron los romanos.

Aunque la corbata tiene miles de años, tal y como hoy la conocemos fue confeccionada e ideada en los años 20 en Nueva York por Jesse Langsdorf. Este diseñador tuvo la idea de cortar la tela de la corbata de manera diagonal y confeccionarla en tres partes, toda una labor de ingeniería para rentabilizar al máximo la tela. Este fue el inicio de lo que hoy conocemos como corbata.

Miles de patrones, tejidos y formas han emergido desde entonces. La corbata ha marcado estilo en todas las épocas por su diseño: más anchas más estrechas, por sus telas -sedas, algodón, punto…-, por sus estampados -lisas, con motivos más alegres, llamativos dibujos…- Nada más ver una corbata sabemos si es actual o por el contrario si está pasada de moda.

tie&tie se ha permitido cambiar el propósito primigenio de este complemento para darle un uso más transgresor, más divertido saltándonos las normas preestablecidas hasta ahora. En eso quizá consiste la moda, en cambiar patrones dando belleza y realzando otras partes del cuerpo y de la esencia de las personas.

Porque en la moda todo está permitido.